Páginas vistas en total

martes, 25 de marzo de 2014

Sin miedo, ya podemos empezar!!!!




Ayer, en la clínica, vieron un pequeño quiste residual que podía hacer que tuviéramos que cancelar el tratamiento hasta nuevo aviso. Me hicieron una analítica y a esperar a que hoy me dieran coordenadas. 

Esta mañana me levanté triste, me calcé de montaña y me fuí a lo que es mi mejor terapia: caminar!! Casi me pierdo con el trance que llevaba pensando en mis cosas. 

Al llegar a casa no me apetecía hacer nada, ni limpiar, ni hacer 4 tareas que hace mil años que digo que voy a hacer en mis días de no-curro... Intentaba ser positiva, pero me ha costado un poco.

Por fin, hoy a las 13 del mediodía y al límite de un ataque de nervios, ha llamado mi querido Xavier, nuestro doctor preferido de la clínica. “Todo esta perfectísimo, genial para empezar con la estimulación hoy mismo!!!!

Mi suspiro ha llegado al otro lado del mundo. Biennnnnn!!!!!

Así que ahora sí, empieza la deseada-temida estimulación. Con ganas, ilusión y optimismo, emprendo esta tan esperada carrera. Y me voy repitiendo que tooooodo irá bien.



lunes, 24 de marzo de 2014

Quiste residual...grrrrrr!!!!!!




Ay madre.... Hoy estoy un poquitín de bajón. Teóricamente mañana empiezo con la estimulación, y hoy hacíamos la eco para descartar quistes residuales, etc. En 6 inseminaciones NUNCA ha habido tal quiste residual... Pues adivina adivinanza... Que llevaba yo hoy en la panza? La madre que lo trajo. 

A ver, convoco a las hadas madrinas, gnomos, genios de la lámpara y seres mágicos que estén por ahí. Por favor, por favor... Podéis hacer que el quiste vaya desapareciendo? Que no mande hormonas, y como decía la doctora hoy, podamos empezar mañana dentro de lo previsto? Por favooooooor!!!! Va quistecillo mío, que ahora no es el momento, vaaaaaa.....  Hoy hemos hecho la analítica y mañana nos dicen si seguimos adelante. Me va a dar algo chicas...

Hoy duermo con los dedos cruzados.




 


miércoles, 19 de marzo de 2014

Construir una barca




Desde que empezamos a barajar la posibilidad de ir a por este último tratamiento, notaba que algo había en mi que estaba como quebrado.
Cada día luchaba un poco conmigo misma para convencerme de que el milagrito no es tan milagrito, que es una cosa normal que le sucede a casi todas las personas del planeta y por qué no, a mí también. 

Las explosiones emocionales empezaron a llegar sin aviso previo y eso me asustó un poco. Soy una persona a la que le gusta estar alegre, y soy muy celosa de mis sentimientos profundos. No suelo contar cómo me siento y poca gente sabe realmente todo lo que estamos pasando con este proceso. Aún así, estos últimos días tenía una necesidad imperiosa de ponerme a llorar en cualquier momento, he tenido que cerrar ojos y respirar unas cuantas veces en ocasiones donde ponerme a llorar hubiese sido mear totalmente fuera de tiesto...

Sin ir más lejos, el otro día en el trabajo tuve una enganchadita tonta con una compañera por una chorrada sin importancia. En otro momento ni hubiese contestado porque en parte también tenía razón con lo que me decía. Pero ella también tenía un mal día y me habló bastante mal. Cuando se fue del aula, tuve que apartarme porque veía que estaba llegando el momento... Mi compañera flipaba. “Pero si seguro que no lo ha dicho con mala fe mujer...” Pasé de la rabia al llanto en cero coma. Y nada, empecé a las 12 del mediodía, y no pude parar hasta las 19 de la tarde. Tuve que irme del trabajo porque no podía parar. Literalmente. Yo que no soporto el victimismo, que salía de las dificultades con una facilidad que me sorprendía hasta a mí... yo, que cuando aconsejo siempre lo hago desde el humor y el optimismo... ¿¿¿¿dónde estaba yo?????

Eso me hizo pensar que quizás ir a la psicóloga no me iría mal, necesitaba que alguien descodificara tanta pena. 

Ayer fue el primer día. Y la verdad es que fue genial, salí de allí aceptando que lo que me está pasando es totalmente normal, y que debo permitirme sentir dolor, porque este proceso es muy doloroso. 

Pero también me habló del optimismo y de su poder. De cómo una postura confiada hace que la vida también se porte mejor. Me hizo recordar conflictos del pasado de los que he salido sonriente, y de cuáles eran mis herramientas para que eso fuera así. Y descubrí que simplemente no estaba enfadada con la vida. Confiaba y eso me dejaba fluir, me permitía vivir sonriente en una vida que me parecía muy bonita.
Una vida que estos últimos años me ha parecido de lo más injusta y cruel. 

Y aquí está quizás el kit de mi cuestión... Me habló de que cuando el hombre construyó la primera barca de la historia, probó con todos los materiales que tenía al alcance. Y SE QUEDÓ CON LOS QUE SÍ QUE FLOTABAN. Imagina que se hubiese estado lamentando con cada cosa que encontraba que NO flotaba... Jamás hubiese tenido fuerza para construir una barca que saliera a flote... no?? 


lunes, 17 de marzo de 2014

Mantener el optimismo




 Bueeeeno, aquí seguimos, con las agujas y la cabeza llena de pájaros. De momento con el Procrin hasta que me baje la regla, que tendría que visitarme este fin de semana. (Jamás había deseado con tanta fuerza que me llegara la menstruación...)
 
Estoy unos días sin trabajar, así que me permito el “lujo” de descansar bastante cada día y de llenarme de cosas apetecibles que hacer. Pasear con las perritas por la montaña, (vivo al pie de un parque natural precioso) escuchar música, hacer algún que otro café con alguna mami-amiga, e ir a las visitas médicas con calma y tiempo. 

Lo de las banderillas sigue siendo un trago para mi. Pero me voy acostumbrando. De hecho en unos días empiezo con dos diarias así que mejor ya me voy acostumbrando, no?

La llorera ha decidido quedarse pero hemos pactado que no aparecerá cuando a ella le dé la gana sinó que me dejará espacio para que encuentre un momento íntimo para ella y para mí solitas. Le he pedido que llame antes de venir, aparecer sin avisar es de mala educación. A ver si me hace caso... lleva un par de días portándose muy bien. 

Al miedo al fracaso también le he pedido una tregua. A base de mimitos de mi amore, mis auto mimitos y la falta de estrés, lo estamos consiguiendo!!!

Os presento a una de mis perritas pasándolo en grande en el agua. Le encanta!!! Es una agua-adicta!!




jueves, 13 de marzo de 2014

Miedos y una canción

Bueno, esto ha empezado! Hoy analítica para controlar progesterona y mañana primera banderilla!!!

Seguramente de aquí hasta no sé cuando voy a estar sacándolo todo en el blog, porque esto promete... 


 Ayer aproveché para sacudir mis miedos con mi acupuntora. Es una mujer mayor, inglesa, muy dulce, y la verdad que estos días la estoy literalmente usando como la abuela que nunca tuve.  Me acurrucaría en el pecho de cualquier mamá mayor para ponerme a llorar. No por nada en concreto, solo porque estos días tengo muchas ganas. Mi mamá es fisio, y el otro domingo, cuando acabó el masaje para aliviar mi espalda rota por el trabajo, no pude retenerme y lloré como cuando era pequeña. Necesitaba que mamá me abrazara, y me dijera que todo iría bien.  Estoy tan asustada... Me agarro a todo lo positivo, como un clavo ardiente, porque necesito creer que mi sueño puede cumplirse.
 
Me abrazaré muy, muy fuerte a la esperanza, todo es posible, y lo imposible, como leí hoy no sé donde, solo tarda un poco más...

Os dejo un regalito que me ha llegado esta mañana mientras esperaba a que abrieran la farmacia para recojer la medicación, muy acertado en mis circunstancias.


“¿para qué te preparas, si no sabes qué vendrá...?”